YayBlogger.com
BLOGGER TEMPLATES

sábado, 5 de noviembre de 2011

De tot, i de res...


Hacía mucho que no nos hacían escribir una narración en el instituto. Al fin lo han hecho, en clase de catalán. Consistía en inventar un relato de unas 20 líneas que contuviese las palabras parchís, coco, Albert Einstein, conseguir, y alergia (parxís, coco, Albert Einstein, aconseguir, al·lèrgia) He decidido compartirla aquí (la original, y también la traducción). Pero supongo que ya sabéis que el Original es casi siempre mejor que una traducción, y yo creo que en este caso también se cumple la regla general.

DE TOT, I DE RES...

Els dissabtes al matí, al meu replà es comença a sentir una oloreta dolça. Si ensumes bé, hi podràs distingir vainilla, mel, coco, canyella, xocolata, gingebre... És la senyora Leocàdia, l’àvia del 3r 2na, que fa pastissets per delectar les seves amigues a l’hora del te, mentre juguen al parxís recordant vells temps. De vegades m’hi convida a mi, perquè sap que m’agrada molt passar estones amb el seu gosset, l’Albert Einstein. I ell s’emociona cada cop que vaig a visitar-los. I això la fa feliç. En travessar la porta del seu pis, sembla que entris a un altre món, màgic, ple de flors i colors pastel que es barregen amb totes aquelles olors tan embafadores. Al menjador, hi té una taula gran, i una altra de més petita, la de prendre el te. Cada cop que hi vaig, la petita està coberta amb unes estovalles diferents, però sempre amb els mateixos tons pàl·lids i bordada amb motius florals. Em sembla que les fa ella mateixa. Normalment està parada amb diverses teteres de porcellana cara, tasses comprades a Anglaterra l’any de la Mariacastanya, com diu ella, i culleres d’or verdader, d’una col·lecció de coberteria que va aconseguir en una subhasta d’antiguitats. Acostuma a seguir el mateix ordre. Primer, em serveix el te, després em pica l’ullet com només saben fer les àvies, i diu:
-Torno en un moment! Ja veuràs quina delícia t’he preparat avui!- I marxa cap a la cuina. Al cap d’un moment, entra al menjador amb aire triomfal amb la plata plena de pastissets entre les mans, la col·loca al bell mig de la tauleta, i m’explica els ingredients de cadascun. Llavors em demana si tinc al·lèrgia a alguna cosa, per no tornar-la a afegir la propera vegada. Però jo ja li he dit molts cops que no sóc al·lèrgica a res. Aleshores em somriu, crida l’Albert, se l’asseu a la falda i li fa moixaines mentre bevem el te, degustem els pastissets i parlem de tot, i de res.

[Traducción al castellano]

DE TODO, Y DE NADA...

Los sábados por la mañana, en mi rellano, se empieza a oler algo dulce. Si te fijas bien, podrás distinguir la vainilla de la miel y del coco, de la canela, del chocolate y también del jengibre… Es Doña Leocadia, la abuela del 3º 2ª, que hace pastelitos para deleitar a sus amigas durante la hora del té, mientras juegan al parchís recordando viejos tiempos. A veces me invita a mí, porque sabe que me gusta mucho pasar el rato con su perrito, Albert Einstein, que a su vez se emociona siempre que voy a visitarlos. Y esto la hace feliz. Al travesar la puerta de su piso, parece que estés entrando a otro mundo, uno mágico, lleno de flores y de colores pastel que se mezclan con todos esos olores tan empalagosos. Su comedor dispone de una mesa grande, y también de otra más pequeña, la de tomar el té. Cada vez que me fijo, está cubierta con un mantel diferente, pero siempre de los mismos tonos pálidos y bordado con motivos florales. Me parece que los hace ella misma. Normalmente está ya puesta, con diversas teteras de porcelana cara, tazas compradas en Inglaterra el año de la Mariacastaña, como dice ella, y cucharitas de oro verdadero, de una colección de cubertería que consiguió en una subasta de antigüedades. Acostumbra a seguir el mismo orden. Primero, me sirve el té, luego me guiña un ojo como sólo las abuelas saben hacer, y dice:
-¡Vuelvo en un momento! ¡Ya verás qué delicia te he preparado hoy!- Y se marcha hacia la cocina. Al cabo de unos instantes, entra al comedor con aire triunfal con la fuente repleta de pastelitos entre las manos, la coloca al centro de la mesita, y me explica los ingredientes de cada uno de ellos. Entonces me pregunta si tengo alergia a alguna cosa, para no volverla a añadir la próxima vez. Pero yo ya le he dicho muchas veces que no soy alérgica a nada. Entonces me sonríe, llama a su fiel Albert, lo acomoda en su regazo y le hace mimos mientras bebemos el té, degustamos los pastelitos y hablamos de todo, y de nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cada comentario tuyo, representa una sonrisa mía.
No olvides decir qué te ha parecido esta entrada! :)